miércoles, 5 de diciembre de 2007

365 Maneras de salvar la Tierra: Día 61


El océano: Evita comer pescado que ha sido cultivado en granja.

En la actualidad, la piscicultura contribuye con el 30 por ciento de la producción mundial de pescado. Sin embargo, no ofrece la diversidad de especies que son encontradas de manera natural en el océano: 300 especies de peces son cultivadas en granjas, mientras que 19 000 existen en la naturaleza. En suma, con el fin de producir salmón de granja pesando 3 kilogramos, 15 kilogramos de peces son capturados en mar abierto para proveer carne y aceite. Y, como toda otra crianza extensiva, la crianza de peces usa productos químicos y antibióticos, los cuales entran, por lo tanto, en la cadena alimenticia de la gente que los consume.

Con el fin de no incentivar más a las granjas piscícolas, que sólo depredan las reservas oceánicas aún más evita el consumir pescado cultivado como róbalo, salmón y trucha.

Translated from: 365 Ways to Save the Earth by Philippe Bourseiller

6 comentarios:

Inquisidor dijo...

Bueno, no creo que esa sea la solución. Puesto que si no fuera por las granjas piscícolas la pesca se haria en mar abierto, lo cual resulta igual o más perjudial para naturaleza. Además los peces criados un cautiverio pueden ser más seguros para el consumo humano por estar en un ambiente controlado libre de la contaminación oceanica.

Rebelde dijo...

Eso no es tan cierto, para ponerte un ejemplo: los atunes en cautiverio son sobrealimentados para su engorde, es como engordar chanchos en una granja para su faenado o inyectarle hormonas a una vaca para desarrollar el tamaño de sus ubres para dar más leche, son la misma cosa. A los peces de granjas no sólo se les sobrealimenta (con más peces) sino que también se les suministra antibióticos y hormonas para que estén 'saludables'. Además, el pescado que se utiliza para su alimentación no viene de otra granja creada para tal propósito sino de una provisión conseguida en mar abierto. Como puedes ver, el nivel industrial de las granjas piscícolas es el problema. No es malo, siempre que se haga de manera racional, pero no existen reportes de granjas que lo hagan.
Y la idea que tienes de 'contaminación oceánica' es inconcebible. No existe tal 'contaminación' sino la que el ser humano provoca con la sobrepesca y las redes echadas al mar. El resto es el hábitat normal de la fauna marina, así que, como tal no puede ser denominado 'un ambiente contaminado'.
Para terminar, la demanda de peces en el mundo sobrepasa el consumo (de países desarrollados), y el excedente es simplemente descartado, echado a la basura, incinerado. Más de la mitad de la humanidad está hundida en la pobreza y sin recursos para tener una buena alimentación (especialmente en Asia, África, e incluso Sudamérica), pero el afán de lucro (el negocio) es más importante, ya que en el mundo del dinero la competitividad obliga a producir más para generar más ganancia, pero el precio lo estamos pagando aquellos que no formamos parte de esa maquinaria depredadora. Eso no es justo.

Inquisidor dijo...

Gracias por la aclaración.

Si creo que océano es un ambiente contaminado, no por ser natural, sino por contener químicos, tales como el Mercurio, y otros químicos producto de lluvias acidas y de la contaminación industrial. Eso hace que el consumo estos productos pueda ser considerado por lo menos riesgoso.

También creo que es necesaria una explotación racional de los recursos naturales, pero es menos riesgoso para la salud (a pesar de los antibióticos) consumir peces de granjas piscícolas comparándolos con peces que están más expuestos a la contaminación oceánica.

Rebelde dijo...

Bueno, amigo Inquisidor, me alegra tu interés, pero creo que necesariamente debes hacer una investigación un poco más seria acerca de la piscicultura a nivel industrial, y por supuesto la pesca en mar abierto. No hay duda de que los océanos son tremendamente susceptibles al daño provocado por las actividades humanas, pero eso sigue siendo culpa nuestra, o sea algo que debemos corregir y no lo estamos haciendo. Y lo del mercurio no es cierto, ya que son las aguas dulces las más susceptibles a ser contaminadas por ese metal. EN los océanos hay problemas (tan graves como ese) pero de diferentes fuentes: CO2, cianuro, petróleo, hidrocarburos, sulfuros, etc. Espero que tengas suerte en informarte mejor.

Saludos Rebeldes

Inquisidor dijo...

Saludos Rebelde:
Lamento no haberte escrito antes pero estuve con otros asuntos por ahí…

Creo que no me entendiste bien, (es culpa mía) la contaminación en el mar y océanos es culpa nuestra, me pareció que había dejado eso claro. Leyendo un poco más sobre el tema, siguiendo tu consejo/critica, tienes razón en que algo debe hacerse, pero no creo que “Evitar comer pescado que ha sido cultivado en granja” sea un consejo apropiado, considero que si bien estimula a las granjas piscícolas, es mucho más seguro (a pesar de los antibióticos) consumir peces de granja que peces expuestos a la contaminación oceánica. Como dato interesante dejo al final las palabras de George W Bush, uno de sus tan conocidos “bushisms”.

“i know that the human being and the fish can coexist peacefully”

Rebelde dijo...

Je, je, je.
Me hiciste reir querido, inquisidor. De todas formas, y a pesar de haberme hecho reír, lamento mucho disentir con tu apreciación. La piscicultura siempre tiene excesos que en la cultura industrializada actual tardan mucho en identificarse, ya sea porque se la oculta o porque simplemente se busca beneficios rentables a cualquier precio. Los antibióticos no son el único peligro de peces 'cultivados' industrialmente en granjas, hay muchos otros más: ambientes excesivamente reducidos, contaminación del agua circundante a las granjas debido a la sobrepoblación piscícola, transmisión de enfermedades desde la granja hacia especies silvestres, o viceversa, la introducción indiscriminada de especies no nativas a un ecosistema foráneo, la sobreexplotación de una especie en particular (monocultivo), la dependencia de trabajadores a ese monocultivo así como la de los consumidores, etc. Recuerda que los peces con los que se alimenta la granja no necesariamente viene de otra granja (nadie puede garantizarlo) y por lo tanto son susceptibles a infecciones o parásitos de orígen silvestre que fácilmente pueden pasar al ser humano. Y en este punto te cito el factor más falible de todo este proceso: el ser humano, ya que nadie puede garantizar que las granjas o la calidad de los peces o la calidad de su carne o la procedencia de su comida o la medicina introducida en ellos es inocua al ser humano, siempre existe la posibilidad de evasión de responsabilidades tan primarias como esa, y países como el nuestro figuran entre los más peligrosos en cuestiones medioambientales y sanitarias. Sin embargo no es el único que las rompe en el planeta y te sorprendería saber que los países industrializados son los que más lo hacen, lo que me hace pensar que estamos a tiempo para frenar una catástrofe similar en el nuestro, para lo cual, necesariamente, debemos tomar consciencia.
Lastimosamente el ser humano no es de fiar cuando juega con la naturaleza y hasta que no lo sea no me creo con la capacidad moral de apoyar ninguna de las empresas que se dediquen a la industrialización de ninguna especie. Creo que es inmoral y por lo tanto necesario luchar contra ella.

Saludos Rebeldes